Salsa de tomate

tomate 2_0058

Esta es una de las salsas preferidas de los niños y de casi todos los amantes de la cocina, ¡va bien con casi todo! Y si no que se lo digan a los italianos que la han convertido en unos de los grandes emblemas de su gastronomía. Por eso, es conveniente tenerla siempre disponible. Es cierto que en los supermercados venden salsa de tomate preparada de muy buena calidad, pero yo, si tengo tiempo, prefiero elaborarla en casa. Vale la pena hacerla en grandes cantidades y guardar en botes (cerrados herméticamente) la que no vayamos a utilizar.  Así que imagina  una tarde aburrida de lluvia y tú y los niños en casa sin saber que hacer… Sólo necesitarás tener en la nevera:

Ingredientes:

-2 cebollas grandes

-10 tomates medianos

-100 gr. de aceite de oliva

-sal, pimienta y azúcar

Cortamos la cebolla y la ponemos a pochar. Es importante que se haga poco a poco para que se vaya caramelizando. Mientras, hacemos una cruz en la piel de los tomates con un cuchillo y los escaldamos en agua hirviendo; bastará con que estén en el agua un minuto, justo el tiempo para que se les empiece a levantar la piel. Los sacamos y los metemos en  un recipiente lleno de agua con hielos para cortar la cocción. Una vez que enfríen, los pelamos.

Cuando veamos que ya la cebolla está en su punto, añadimos el tomate (sin las pepitas), cortado toscamente. Dejamos que se poche todo junto, echamos sal y una pizca de azúcar y lo trituramos. Yo suelo utilizar el pasapurés, que da mucho más trabajo que la batidora, pero, a cambio, mantiene el rojo intenso del tomate.

TAREAS SUGERIDAS PARA NUESTRO PINCHE: 

  • Hacer la cruz en los tomates antes de escaldarlos.
  • Pelar los tomates una vez se enfríen.
  • Ayudar a quitar las pepitas, que dan un sabor ligeramente amargo a la salsa y es mejor retirar.
  • Ayudar a pasar la salsa por el pasapuré.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Iñigo dice:

    Quizá la mejor receta del blog si tenemos en cuenta la dificultad de su elaboración y lo gratificante del resultado final.
    La salsa de tomate es uno de los sabores que se queda grabado en el cerebro de uno desde que es muy pequeño y jamás encuentra comparación con los que compramos en las tiendas. Sabor básico, combinable con cualquier plato que siempre te deja satisfecho. Con un huevito frito ….uffffff.
    !!!!Ahhhh¡¡¡ y encima sanísimo….
    Yo aportaría un ingrediente para rebajar la pequeña acidez que pueda tener el tomate natural: un gajito o dos de manzana….
    Evidentemente, así lo ha hecho toda la vida mi Ama y por lo tanto para mi es el sabor perfecto…!!!faltaría más¡¡¡

    1. Iñigo, como has entendido de que va este blog, de esmerarnos un poco cada día en la cocina para obtener grandes resultados: esos platos sencillos que se quedan para siempre registrados en nuestra memoria gustativa.

  2. Helena dice:

    Me encanta la idea de que sea el pequeño el que quite pepitas, yo creo que sería un paso que me iba seguramente a saltar

    1. Los niños en la cocina pueden hacer “casi” de todo. Solo es que ese día tengan ganas.
      Un saludo
      Teresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s