Iñigo´s cheesecake

tarta2_0770-1

Impresiona pensar que cuando vemos una tarta de queso cuatro mil años nos contemplan. La “inventaron” los griegos;  los romanos cuando fueron a conquistarlos, se la copiaron y a través de ellos, la receta llegó a todos los rincones del Imperio. A la receta griega original hecha con queso, miel y harina, los romanos le añadieron huevos y la hicieron más jugosa.  En cada pueblo, en cada lugar, la receta fue variando ligeramente, adaptándose al paladar y al savoir faire de sus habitantes. Cuando, muchos siglos después, los europeos emigraron a América del Norte se llevaron en su exigua maleta la receta de la tarta. Solo hubo que esperar a que William Laurence se metiera en 1872 en su quesería de Chester (Nueva York) a  intentar copiar el queso francés Neufchatel, para que descubriera de casualidad  la crema de queso -comercializada tres años después como  Crema de Queso Filadelfia-, y ya tenemos a los neoyorquinos haciendo cola para comer “cheesecake” en todos los restaurantes de la ciudad.

Hoy, en día, existen casi tantas recetas de tarta de queso como personas que la hacen. La receta de hoy es de mi hijo mediano, Iñigo. No lleva huevos y no necesita horno. Fácil y rica, muy adecuada para niños cocineros. Solo le dí un consejo: añadir un poco de queso roquefort como hacía Hilario Arbelaitz en su famosa tarta de queso del Zuberoa, con la que todavía sueño.

TAREAS SUGERIDAS PARA NUESTRO PINCHE:

tquesodavid_0701

  •  Bajo nuestra supervisión, el niño puede encargarse de todo el proceso. Quizá, debamos ayudarle a extender la mermelada porque hay que hacerlo con mucho cuidado para que la tarta conserve buena presencia.
  • Acompañarnos a correr. En Grecia, reservaban esta tarta preferentemente para los atletas en los Juegos Olímpicos, así que ya puedes comenzar a calcular las calorías que vas a ingerir…

INGREDIENTES:

tarta1_0797-1

– galletas tipo Digestive

– 120 gr. de mantequilla

-1 paquete de crema de queso tipo Filadelfia

-queso roquefort al gusto (opcional)

-220 ml. de nata

-leche

-2 hojas de gelatina

-mermelada de higos

Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla en pomada (o sea, blanda). Extendemos la pasta resultante en el fondo del molde (es conveniente usar un molde redondo de los desmontables). En un bol, unimos los quesos y la nata y el azúcar (al gusto) y lo batimos. Entretanto, habremos puesto las hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten. Con cinco minutos será suficiente. Las sacamos, las escurrimos bien y las deshacemos en tres cucharadas de leche caliente. Añadimos este líquido a la mezcla de queso.

Colocamos la pasta de queso encima de las galletas. Metemos en la nevera  la tarta tapada con papel film (para que no se impregne de otros olores)  un par de horas. Transcurrido el tiempo, extendemos con mucho cuidado una ligera capa de mermelada de higo por encima del queso (u otra mermelada del sabor que prefieras).

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. CARMEN LOIS GRILLE dice:

    hUMM queso… Iñígo la voy a copiar para hacer. ¡qué delicia!
    Ánimo a todos para seguir dándonos recetas ricas.
    Agur

    1. Carmen, pruébala y dime el resultado. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s