La princesa y el guisante

de Hans Christian Andersen

Había una vez  un príncipe que quería casarse. Pero no con cualquiera, no. Quería casarse con una auténtica princesa que le ayudara a gobernar su reino. Así que viajó por todo el mundo en su búsqueda y encontró muchas princesas: gordas, flacas, altas, bajas, feas, guapas, listas, tontas… Pero siempre que hablaba con ellas, algo en su interior le decía que aquella no era una auténtica princesa. Así que volvió a casa preocupado porque la princesa con la que él soñaba no aparecía.

Una noche, en la que se había desatado una terrible tormenta, llamaron a la puerta del castillo. El rey en persona bajó a abrir.

-¿Quién llama?- preguntó.

-Soy una princesa, abridme por favor.

El rey abrió la puerta y se encontró delante de una joven que, menos una princesa, parecía cualquier cosa. El agua chorreaba por su cabellos, el vestido, todo mojado, se le pegaba sobre el cuerpo y el agua desbordaba de sus zapatos como de un vaso demasiado lleno.

El rey la dejó pasar y mientras se secaba delante de la chimenea, la reina le preparó una habitación.

-Dice que es una princesa, una auténtica princesa. Pero ya lo veremos- se dijo la reina.

Y para probarlo quitó toda la ropa de cama de la cama, incluso quitó el colchón, y sobre el somier de tablas colocó un guisante. Luego puso encima todos los colchones que pudo arrastrar (no sé si fueron cuatro o seis porque no me acuerdo bien).

A la mañana siguiente, cuando la princesa se levantó, tenía mala cara.

-¿Qué os pasa, princesa? Tenéis mal aspecto– le preguntó el príncipe.

-Apenas he podido descansar. Había algo en mi cama que me molestaba y no me ha dejado pegar ojo. Pero no hay mal que por bien no venga. He aprovechado para pensar y pensando, pensando, se me ha ocurrido cómo resolver dos graves problemas que hay en el reino de mi padre: que la gente no enferme al beber agua de la fuente que hay en la plaza y que los niños puedan ir en bicicleta sin miedo a que les atropelle un coche.

-Y ¿cómo lo harás?- le preguntó el príncipe muy interesado en lo que decía.

-Muy fácil. Controlando que la fuente y las aguas que allí llegan estén siempre limpias y creando un camino solo para las bicis.

El príncipe, al oír esas palabras, se dio cuenta de que, por primera vez, delante de él tenía a una auténtica princesa, con inteligencia y corazón.

Le pidió que se casara con él y, a la muerte del rey, gobernaron el país con tanta justicia que todavía hoy se les recuerda.

(Versión de T. B.)

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. CARMEN L.G. dice:

    Ay¡ Nunca había leído el cuento, pero esta versión y el dibujo me encantan.
    Yo creo que el dibujante tiene mucho talento.
    Besitos y gracias por harme sonreir

    1. El dibujo, por si no lo sabías, es de mi sobrino, un dibujante de primera.

      1. CARMEN L.G. dice:

        Pues a seguirle la pista a este artista.
        Por favor contrátale como dibujante para próximos cuentos.
        Gracias por todo

  2. Pipi dice:

    Parecía que hasta los cuentos habían desaparecido en esta era tecnológica, así que gracias por hacerme recordar y sonreir con este.

    1. Gracias, pienso ir incluyendo más cuentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s