El primer chiringuito

CHIRINGUITO

A aquellos que como yo pertenezcan al club Playa, Mar, Sol Y Chiringuito En Verano, os propongo un acertijo, ¿qué tienen que ver París, Sitges, la Gestapo, la cárcel militar de Cherche-Midi y la Resistencia francesa con la palabra chiringuito? En cinco palabras: el escritor César Gonzalez Ruano.

González Ruano, un día de 1943, aparece de repente en la localidad barcelonesa de Sitges tras diez años fuera de España. Viene de París y  se dice que ha tenido que salir huyendo. Que lo persiguen los de la Resistencia francesa. Eso es lo que se dice, pero es que lo que se sabe es igual de turbio. A pesar de ser defensor ferviente del régimen nazi, la Gestapo lo ha tenido en la cárcel de Cherche-Midi ochenta días. En Sitges, en Madrid, todos  se preguntan porqué sus amigos nazis lo detuvieron y también porqué lo soltaron solo tres meses después. Se rumorea que se ganaba la vida vendiendo falsos visados a los judíos. Que salió tan pronto de la cárcel porque delató a sus compañeros de celda. El caso es que Gonzalez Ruano llega a Sitges y se queda cinco años. Se siente a gusto en el bohemio pueblo de la costa de Garraf. Y entre todos los bares del pueblo hay uno que le gusta especialmente, uno de paredes de cristal y tejado a dos aguas que está en el Paseo de la Playa. Acude todos los días allí para escribir sus artículos para La Vanguardia. Y se le ocurre re-bautizarlo con la palabra Chiringuito, que es, según el escritor, la palabra que los cubanos usaban para referirse al café.

chiringuito sitges-1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, en día, el Chiringuito de Sitges sigue existiendo, con pocos cambios, en el Paseo de la Playa. Después de Gonzalez Ruano llegaron Mingote, Ignasi Agustí, Alvaro de la Iglesia, Lázaro Carreter…, y tantos y tantos turistas que se han sentido atraídos por Sitges. Su nombre ha hecho fortuna. Hay casi tantos, como playas. Pero éste es el único que sigue llamándose Chiringuito a secas. Para eso fue el primero.

(Mientras los turistas siguen sentándose a contemplar el mar y el paseo desde las mesas de su terraza, el periódico para el que escribía, trajo el pasado día 2 la noticia de que el ayuntamiento de la localidad acababa de decidir  quitar la placa que había en Sitges su honor por su pasado nazi (desvelado en el libro El marqués y la esvástica de Anagrama).

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. iñigo dice:

    Aprendiendo historia con enharina tu cocina……
    Estas “curiosidades” me encantan……..

    1. CARMEN L.G. dice:

      Y a mí. Iñigo. Este blog veraniego me está gustando mucho.
      Tan interesante, sintetizado que me voy a leer el libro.
      Muchas gracias por tus apuntes y buen verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s