Patatas caramelizadas

fila de patatas-1

La papa americana, que había sido durante miles de años un alimento básico de los pueblos indígenas de las regiones de América del Sur, tardó mucho en triunfar en Europa. Introducida por los españoles en Europa durante el siglo XVI, tuvo que luchar contra numerosos prejuicios antes de imponerse en todas las mesas: se decía que era venenosa, que causaba lepra y que apenas servía para alimentar soldados, pobres y cerdos (por este orden). Pero en el siglo XVIII, el farmacéutico francés,  Antoine Parmentier,  consiguió que se desecharan estos arraigados prejuicios sobre lo que él llegó a llamar “la trufa del pueblo”.  Después de un año de hambrunas en Francia,  las autoridades le concedieron unos terrenos para que pudiera cultivarlas. Los lugares donde se plantaron las patatas tenían protección solo por el día. Era una maniobra calculada para “incitar” a las gentes a que fuesen a robarlas por las noche. Fue la mejor campaña publicitaria que podrían haber hecho, máxime cuando , el propio rey, Luis XVI, participó en la campaña publicitaria paseándose  con un flor de patata en la solapa.

patatas-1

Dice Alain Ducasse en Diccionario del amante de la cocina, que a la patata se la califica de “chica para todo de la cocina”. Y es que es un comodín que sirve tanto como ingrediente principal de multitud de platos,como para guarnición “multiformato”.

En el blog, hoy, una receta de guarnición de las de chuparse los dedos.

filapatatas-1

TAREAS QUE PUEDE HACER NUESTRO PINCHE: 

pelar patatas1-1
Pelar las patatas.

pelar patatas2-1pelar patatas3-1

pelar patatas4-1RECETA

ingredientes:

-1 kilo de patatas pequeñas

-60 gr. de mantequilla con sal

-2 cucharadas soperas de azúcar moreno

-perejil picado.

Ponemos a cocer las patatas con piel en agua fría con sal. Las dejamos hervir un rato suavemente. Las vamos pinchando con un tenedor hasta comprobar que ya están blandas. Entonces las sacamos, escurrimos y dejamos enfríar. A continuación, las pelamos.

En una sartén, ponemos la mantequilla a derretir. Cuando esté derretida, echamos la patatas y vertemos el azúcar sobre ellas. Con una cucharada de madera, les vamos dando vueltas con cuidado. También sacudimos el mando de la sartén para ayudarlas a impregnarse bien de la mantequilla y que se vayan dorando por todos los lados. Las mantenemos a fuego vivo unos cinco minutos para que se caramelicen uniformemente.

Las sacamos, escurrimos la mantequilla sobrante y las espolvoreamos con el perejil picado.

Acompañan bien tanto a carne como a pescado.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gracias guapa! Seguidores como tú son los que dan ánimos para publicar sin parar.

  2. Marta Gaminde dice:

    Así es la naturaleza humana….siempre queremos lo que no podemos conseguir…me encanta la entrada !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s