Mermelada Paddington, perdón, mermelada de naranja.

 

Hace un par de semanas, David y yo fuimos al cine a ver la película Paddington. La película se basa en un personaje supérpopular en Inglaterra, un osito que va siempre vestido con trenca azul, gorro de fieltro y botas de goma (y debajo del sombrero, sandwich de mermelada de naranja).  MIchael Bond, su creador, publicó  el primer libro el 13 de octubre de 1958 y desde ese mismo instante,  comenzó a tener  un éxito enorme; enseguida se multiplicaron los cuentos, las ediciones, las traducciones. Paddignton pasó a reinar en  las tiras ilustradas, en la radio, en los escaparates de la jugueterías, en campañas de publicidad; hicieron series de televisión, toda clase de objetos de papelería, sellos, ropa… y, finalmente, la película.

En ella se  cuenta la historia del oso, que comienza en el recóndito Perú. Allí llega, un explorador de Gran Bretaña, cargado con buenas reservas de comida inglesa, porque ¿cómo va un auténtico inglés a renunciar a su té a las cinco, a sus sandwiches de pepinillo y a su mermelada de naranja?  El explorador encuentra unos osos, en los que desde el principio ve muestras de una  inteligencia superior a otros animales. Los osos, a su vez, se encuentran tan a gusto con el inglés, que incluso adoptan varias de sus costumbres como comer mermelada de naranja, un manjar que les vuelve locos. Cuando el  científico regresa a su país ya se han hecho entrañablemente amigos y les deja la dirección de su casa de Londres por si quieren ir a visitarlo. Pasan los años, los osos viven con su sobrino y hacen mermelada de naranja siempre que tienen fruta. Pero un día un cataclismo destroza su hogar en la selva y el pequeño, desamparado, se ve obligado a huir. Embarca como polizón en un barco y consigue llegar hasta la estación de Paddington, donde una familia se apiada de él y lo lleva asu casa provisionalmente. Le ponen, claro, el nombre de la estación donde lo encontraron. El caso es que el osito y la familia viven múltiples y peligrosas aventuras (huyendo de una mala malísima interpretada por Nicole Kidman), que acaban felizmente, con todos ellos reunidos en la cocina, haciendo mermelada de naranja. Alguien, no recuerdo si es el osito, dice algo así como “todas las familias deberían dedicar un día a hacer mermelada”. Y en uno de estos lluviosos días de carnaval, mi familia y yo le hemos hecho caso.

comiendo tostada con mermelada-1

 

TAREAS SUGERIDAS PARA NUESTRO PINCHE:

Se encargará de un ingrediente fundamental, el azúcar.

Pesar el azúcar cuidadosamente.
Pesar el azúcar cuidadosamente.
Añadirlo a la naranja.
Añadirlo a la naranja.
Revolver sin parar.
Revolver sin parar.

RECETA

ingredientes:

(Con esta cantidades obtendrás dos botes de mermelada)

-3 naranjas grandes

-550 gr. de azúcar

-el zumo de 1 limón.

Pelamos las naranjas cuidadosamente y les quitamos toda la parte blanca tanto a la piel, como a la fruta. Cortamos la piel en tiras y la ponemos a cocer a fuego lento junto con la pulpa. Removemos sin parar. Pasados 40 minutos,  añadimos el azúcar y el zumo de limón y lo dejamos unos 10-15 minutos más, (no te olvides de seguir dándole vueltas para que no se pegue) dependiendo de cómo te guste de espesa.

Si la vamos a envasar, la dejamos enfriar, rellenamos los tarros con ella y los ponemos a estirilizar al baño maría 1/2 hora.

No solo es una mermelada excelente para el desayuno. También acompaña muy bien platos de carne. bote mermelada-1

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s