Tarta de hierbabuena, tomate y queso

tarta comida-1

El tomate se asocia tanto con la dieta mediterránea que parece que nos haya acompañado siempre por estos lares. Pero la realidad es que  llegó por primera vez a Europa viajando desde América en las bodegas de las carabelas españolas. Los primeros en cultivarlo fueron los monjes sevillanos en los huertos de sus monasterios; después, empezó su expansión:  Marruecos, Italia y Provenza. Entonces era amarillo y no mayor que una cereza. En Italia lo llamaron pomo d´oro, manzana de oro, seguramente haciendo referencia a su primer color. En España se adoptó la palabra azteca tómatl.

El verano es su momento de explendor. Pero como lo tenemos en la frutería todo el año, fuera de esta estación, prefiero emplearlo en preparaciones como esta tarta salada donde está  camuflado y casi no nos damos cuenta de que le faltan todas o casi todas sus cualidades veraniegas.

TAREAS SUGERIDAS PARA NUESTRO PINCHE:

con las manos en la masa-1
Colocar la masa en el molde. en este caso, como es de silicona no hace falta echar mantequilla. Pero si será necesario si usas un molde de metal.
manos-1
Ajustarla bien, quitando las partes que sobren.
agujereando la masa-1
Pinchar con un tenedor para que la masa respire.

RECETA

IMG_2050_7594 como objeto inteligente-1

ingredientes:

-1 paquete de masa  brisa

-400 gr. de tomate para salsa

-150 gr. de queso Maasdam (o cualquier otro de consistencia cremosa)

-200 gr. de mozzarella en lonchas

-queso parmesano rallado para espolvorear por encima

-hojas de hierbabuena fresca  (al gusto)

-sal

-una pizca de azúcar

-3 cucharadas de aceite de olivatarta de tomate2. 1

Colocamos la masa brisa en el molde. Hacemos con el tenedor varios agujeros para que respire y la introducimos en el horno que habremos calentado previamente a 180º. La dejamos que se haga unos 10-12 minutos.

Mientras tanto,  hacemos una cruz en la piel de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo. Una vez la piel comience a despegarse,  los sacamos y en cuanto enfríen un poco los pelamos. Le quitamos las pepitas, cortamos en trozos gruesos y los pasamos por la sartén con un poco de aceite para que se ablanden más. Sazonamos con sal y una pizca de azúcar.

Sacamos la salsa de tomate y la escurrimos en un colador (deberá quedar lo menos líquida posible). Cuando enfríe un poco, la colocamos cubriendo el fondo de la tarta. Rallamos el queso Maasdam y lo distribuimos por toda la superficie. Picamos las hojas de hierbabuena y las esparcimos por aquí y por allá. Cubrimos con las lonchas de mozarella y espolvoreamos con el parmesano rallado. La metemos al horno a 180º con el horno en posición grill o termogratinador.  En cuanto el queso esté fundido puedes sacarla y servirla. !Recién hecha es como está más rica!

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. !Apta también para vegetarianos! (que, tantas veces, desde los blogs de cocina nos olvidamos de ellos).

  2. Pipi dice:

    Tiene una pinta excelente!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s