Albóndigas de pollo con mahonesa de piquillos.

david pollo-1

sosteniendo la bandeja-1

 ¿Por qué darles pollo a los niños ? Pues porque su carne es de lo más saludable y nutritiva: entre el 20 y el 22% de su composición son proteínas, mientras que las grasas varían según la parte que se consuma, pero en las partes magras el porcentaje es muy bajo (sobre un 3%).  El resto de su composición es agua. Además tiene hierro, cobalto, selenio, magnesio,  cromo y zinc (que contribuyen a la realización de diversas funciones orgánicas) y vitaminas B6, B12,  tiamina (que ayuda a convertir los hidratos de carbono en energía), niacina (que interviene en el  funcionamiento del aparato digestivo, la piel y los nervios) y retinol (la vitamina que juega un papel importante  en la formación y el mantenimiento de nuestras células de la piel,  las mucosas y de forma especial la córnea). Un auténtico concentrado de salud para el cuerpo, de fácil digestión, que, en esta receta toma la forma redonda de una albóndiga.

TAREAS QUE PUEDE HACER NUESTRO PINCHE: 

jorge haciendo albóndigas-1
Con las manos ligeramente mojadas, dar forma a las albóndigas.

albóndigas redondas-1

rellenar de queso-1
Dividir las albóndigas en dos partes, rellenarlas de queso y volver a formarlas.

 

RECETA

ingredientes:

(para las albóndigas)

-2 pechugas de pollo

-1 clara de huevo

-queso rallado (emmental o similar)

-óregano, pimienta y sal

-aceite de oliva para freír

(para la mahonesa)

-4 pimientos de piquillo

-1 huevo

-aceite de oliva

-1 pizca de sal

-1 chorrito de vinagre o unas gotas de limón

En una sartén, echamos un poco de sal, una cucharada y media de azúcar y colocamos los pimientos de piquillo encima a fuego bajo. Los dejamos un largo rato,  durante el cual les vamos dando la vuelta.

Mientras, lavamos y picamos las pechugas del pollo y las mezclamos con el orégano, la sal, la pimienta y la clara de nuevo con la batidora. Cuando ya esté todo bien amalgamado, con las manos un poco mojadas, vamos dando forma a las albóndigas. Las dividimos en dos partes. Ahuecamos ligeramente una de las dos partes e introducimos una cucharada de queso rallado. Cerramos la albóndiga y le damos forma de nuevo.

Ponemos una sartén al fuego con bastante aceite y cuando esté caliente las freímos. Las retiramos cuando las veamos doradas por todos los lados.

Una vez  que la carne del pimiento esté bien fina, los sacamos de la sartén. Montamos una mahonesa y cuando ya la tengamos incorporamos los pimientos de uno en uno.

Servimos las albóndigas con la mahonesa de piquillos y una ensalada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s